La reflexión de Michel LARIVIERE ha pasado por TEILHARD de CHARDIN que nos ayuda a comprender que la creación siempre tiende hacia más conciencia y que el hombre no es más que un arco armado hacia las orillas del infinito… Las cosas con las que nos entretiene LARIVIERE son menos deseadas que reveladas, nos hablan de un más allá que empieza aquí y ahora. Todo ser porta a sus espaldas la oscuridad y abraza la luz, nos enseña LAO TSEU, el viejo maestro chino. Pintar también es una manera de conjurar la oscuridad.