Los cuadros de Marc ANCKAERT persiguen los caminos de la vida: enfermedad y curación, estado de crisis y catarsis, sus colores expresan los estados de ánimo y los sentimientos del ser humano. Al igual que IRIS, el arco iris anuncia la curación de la fiebre de la tempestad, como la concha que se reviste de un velo nacarado para protegerse de las agresiones externas y desarrolla una perla colorida en torno al intruso, las irisaciones anuncian el regreso al origen de la vida después de graves heridas, sus colores mezclados y cambiantes reflejan la luz de una nueva primavera. La vida que creíamos inútil y perdida en lo más profundo del dolor vivido, en los colores tranquilos reencuentra una nueva precisión, una nueva llamada, nuevos deseos.